Descubre el pálpito cotidiano de Buenos Aires

Ecléctica. Intensa. Arrolladora. Moderna. Clásica. Transgresora. Sofisticada. Popular. Ruidosa. Elegante. Convencional. Inabarcable. Pretenciosa. Arrabalera. Hermosa. Atolondrada. Una urbe incomparable. Indescriptible. Imperdible. Buenos Aires.
Kavanagh
Para reconocer sus entrañas nada como los pies sobre el asfalto y la mirada entrenada para girar las retinas en cada esquina, para subirlas y contemplar sus cúpulas colosales en un intercambio incontable de cielos; para bajarlas y detenerse en sus adoquines gastados por el uso y ver la vida que han ido absorbiendo en las pisadas que los han erosionado.

Caminito regala colores

Y luego está la piel, para que la ciudad te toque a conciencia en la humedad insoportable del calor porteño, o te mime con ese viento inesperado que te recuerda lo oportuno de su nombre.

Para itinerarios, sugerencias o anécdotas sobran las guías, las aplicaciones móviles o tantos rincones del ciberespacio que catalogan barrios, restaurantes o los denominados lugares de interés o excursiones para visitantes. Hay algo mucho más interesante que se percibe en el pálpito cotidiano, porque Buenos Aires cuenta historias.

Las que narran los viandantes al transitar sus aceras desgastadas, las que se susurran en sus cafés, las que se gritan en la cancha o las que se dicen negro sobre blanco. Y para las que quedan impresas para ser degustadas, Buenos Aires es excelente. Es, probablemente, una de las pocas ciudades que te permite un paseo nocturno mientras hurgas en los estantes desperdigados por las librerías de viejo de la mítica calle Corrientes. Ahí se cruzan los libreros, los lectores, los escritores o los fisgones con el olor a papel manoseado y con las huellas de los índices que quisieron pasar página y quedaron tatuados. Pero más allá del centro porteño, encontrarás tesoros. Perderse para encontrarlos. Con los pies y la retina.

Puente Pueyrredón

La vida que se airea

Al paso del colectivo

Ya que hablamos de ojos, nadie camina mirándose la espalda. Buenos Aires tampoco, aunque lo va intentando y parece que puede conseguirlo. La espalda porteña tiene un ancho inabarcable, cambia de color a cada instante, se ondula, transporta y moja: es el río de la Plata. Esta ciudad nació y creció de espaldas al río. Y se nota. Casi nadie lo menciona como elemento significativo de la estampa porteña, equiparable al Obelisco, la Plaza de Mayo o Caminito. Por eso las guías lo nombran en un susurro. Pero está y de qué manera. El río de la Plata hace honor a su nombre y pinta un color similar al metal que lo denomina, sin embargo, si uno se detiene a contemplarlo descubrirá que, a lo largo del día, toda una gama cromática va emborronándolo para adecuarlo al humor de la ciudad. Y en todo su recorrido también se descubre, desde otra perspectiva, cómo esta ciudad es ecléctica hasta en la ribera del agua: desde el lujo de Puerto Madero, pasando por el encanto del Puerto de Olivos y su Paseo de los Vientos, hasta el recorrido playero que conduce a San Isidro, en un paseo que pudiera asemejarse al de un destino costero, donde no faltan los veleros, los surfistas, los restaurantes mirando al agua y los picnics improvisados en el césped.

Los colores del río

La de Buenos Aires es una espalda interesante y se va dejando ver, especialmente en la zona norte, de Vicente López a San Isidro, donde el urbanismo parece querer tener en cuenta las vistas. Por algo se empieza. Poco a poco, el pudor se va perdiendo.

La ciudad desde el muelle

Buenos Aires es una de las ciudades más hermosas que conocemos. Llena de aristas que la convierten en un prisma mágico. Nos encanta. Para todos los que no la conozcan y quieran descubrirla, vayan preparados porque esta ciudad les robará el corazón.  Y será para siempre.
Colores en la ciudad
Si te ha gustado esto tal vez te interese
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s