Bariloche refugia

Parque  Nacional Nahuel Huapi. Bariloche. Patagonia Argentina
Cuando tus pies son el vehículo que te conduce al destino, el viaje te va llevando permanentemente a tierra. Las raíces no se despegan, al contrario, crecen y se enredan, para sostener el vínculo. Y entonces, la travesía es otra cosa, una relación íntima con el entorno que se afianza a cada paso, mucho más si lo que encuentras al llegar es un hogar que recompensa el esfuerzo y permite disfrutarlo con la impagable sensación de estar en casa. En el Parque Nacional Nahuel Huapi, en Bariloche, el caminante puede comprobarlo. Parajes espectaculares, encuentros multiculturales, comidas reponedoras y un entorno único para el descanso del viajero.
P1080087
La imponente belleza natural se amalgama con la experiencia humana del intercambio, la solidaridad, el afecto, la conciencia ecológica y la multiplicidad de maneras de vivir que convergen y se comparten en una noche de descanso tras el esfuerzo del trayecto, cuando los pies descalzos disfrutan de una tregua antes de calzarse las botas para continuar camino, y las mentes se relajan departiendo tras la agotadora concentración que ha exigido la senda que nos ha conducido. Bariloche refugia en el Otto Meiling, el Frey o el Jakob gracias a la generosidad del Club Andino Bariloche (CAB). Y se dice que pronto pondrán una casa en las nubes para volar en el descanso.
Refugio Frey

Refugio Frey

Los refugios del CAB son parada necesaria en el camino del montañero. Pura riqueza. La vida transita a otro ritmo. Ningún refugio, refugiero o caminante es igual a otro.
Ninguna noche se repite. Los amaneceres, sin embargo, se parecen: las mochilas vuelven a la espalda, las botas se calzan y los refugios se silencian esperando el bullicio de la tarde. En ese momento, el calor que desprende la estufa es como un abrazo de bienvenida. El sonido del fuego, una melodía sedante, casi narcótica. Los pies, ahora descalzos, comienzan a liberarse y personas desconocidas, con idiomas y nacionalidades diversas, con edades que atraviesan todas las décadas, con búsquedas similares o extrañas, retoman la calma enlazando conversaciones fascinantes, hileras de consejos, amistades fugaces o perpetuas, carcajadas, sorpresas, estímulos, anotaciones en todas las caligrafías y casi siempre un nuevo aprendizaje que hará más transitable el siguiente tramo del camino. Quien lo ha probado lo sabe.

Paso de las Nubes

Paso de las Nubes

Más fotos de las travesías que conducen a los refugios en Flickr EternomadE

Más información de los refugios en Club Andino Bariloche

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s