Semana Santa en León. Domingo de estreno

La gente se viste más de domingo que nunca. Dice el refrán que “el Domingo de Ramos si no estrenas algo te cortan los pies y las manos“. Esa debe ser la explicación porque en la calle padres, hijos, abuelas y demás familia toman el vino al sol con sus mejores galas, sosteniendo las palmas que a mediodía han mantenido elevadas y les han bendecido con hisopo eclesiástico.
Así, con la bendición incorporada, y el sol que calienta la jornada, León ya sabe a Semana Santa. Posee un sabor inconfundible propiciado por el esmero, la pasión y la herencia adquirida y mejorada. Sabe a oblea que acompaña la espera, que se pasea en carritos de mimbre y que mastica la paciencia educada y consentida. Sabe a limonada que calienta el aliento, que digiere emociones, miradas y encuentros y que se disfruta cuando se comparte.
 
Procesión de los Dainos
Los dainos de la tarde y la redención de la noche llenan el cupo de este Domingo de Ramos. Mujeres que cantan implorando la buena muerte. Mujeres de luto tradicional.
Plañideras leonesas

Los capillos rojo sangre encharcan el recorrido. Las horquetas alineadas marcan el ritmo de los pasos que se alzan en los hombros.

capillos rojos
Cuando llega la noche se nota, León sabe a frío que se engulle a borbotones, que se conoce, que se degusta sin condiciones.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s