Bautizo en la BOMBONERA

No importa que no te guste el fútbol. No importa que no conozcas la alineación. La Bombonera es la cancha de Boca. Un lugar que no permite comparaciones. Un símbolo. Tiene su propia ideosincrasia.  Hasta para expresarse. Como decía una publicidad en la cancha, “La Bombonera no tiembla. LATE”. No es fácil hacerse socio, tampoco lo es conseguir una entrada para disfrutar de un partido. Yo lo conseguí.Y es toda una experiencia.
Bautizo en la BOMBONERA

Horas antes de que comience el partido, comienza la mutación en el barrio de La Boca. La hinchada local llega con tiempo. Como una pizza en Augusto (Almirante Brown 888),una excelente forma de prepararme para la intensidad de la jornada. Eso sí, la pizza y la fainá la tengo que acompañar con agua o un refresco porque desde hace años, por motivos de seguridad, a partir del mediodía se prohíbe la venta y el consumo de alcohol cerca de los estadios.

Los aficionados locales que van a la zona popular de la Bombonera ocupan sus puestos con mucha antelación. Dos horas antes. Buscan su sitio, colocan pancartas, banderas, saludan a los amigos, disfrutan de los preliminares, son parte de ellos…

La hinchada visitante llega en un tiempo estipulado y custodiada por la policía. En las calles adyacentes a la cancha la tensión se nota. Contagian la alegría, observo el fervor e incluso la agresividad de los hinchas rivales, que se provocan entre ellos. El partido empieza en la calle. Los accesos a la cancha están rodeados de policía. Hay que hacer cola, pasar el control… hay mucha gente. Gente muy diversa. Hay jóvenes, bebés, mujeres, hombres, ancianos, personajes conocidos, trabajadores, empresarios, turistas y mucha gente del barrio; hombres que fueron niños, que pasaron la infancia admirando y emulando a Maradona, empujando pelotas con los pies y tiñéndose la sangre de azul y oro; ahora, de adultos, antes y después del partido, discuten  ardientemente si prefieren a Palermo o a Riquelme o si el entrenador hace lo que debe, porque como dice uno de ellos: “nací en la Boca y en la Boca voy a morirme”. Para ellos es más que una afición. Es lo más importante. Es Identitario.  

Cuando el juego se inicia, cambian las vibraciones, se multiplican; la energía se dispara, se hincha, se desparrama. Lo cánticos no cesan; yo, que entro por primera vez siento una explosión de difícil definición; no entiendo las letras que se gritan. No importa. Se siente igual. Me arrastran de la misma manera que al resto, tanto que me descubro tarareando, como si supiera.

Boca
 mete gol y estalla la cancha, tiembla y parece que te elevan en un salto. El segundo gol es aún más intenso (obvio, Riquelme es el artífice y se nota la pasión que despierta). La afición del contrincante, Newell’s, no descansa, agitan banderas, cantan como pueden pero se quedan cortos. Juegan en desventaja.


Fin del partido. Boca ha ganado 2-0. Después del éxtasis vacían las gradas, desenredan banderas y siguen de fiesta. 45 minutos espera la popular local para salir de la cancha, son normas de seguridad para evitar encuentros peligrosos entre rivales.

Mientras  tanto estadio se vacía sin problemas, plateas y palcos locales y todos los visitantes. Algunos abandonan el barrio enseguida, montados en sus coches, otros, se quedan compartiendo un choripan y una cerveza mientras comentan y discuten las jugadas, pero todos contentos, que Boca ha ganado.El barrio vuelve a mutar, a recobrar esa peculiar normalidad que recibirá a miles de intrusos a la mañana siguiente, cuando los turistas invadan la “República Independiente de la Boca” y perciban, sin ser conscientes, la energía desparramada en el domingo de partido victorioso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s