Viaje a la escuelita rural de Misiones (IV)

Prevenir es curar

La construcción del baño seco ecológico en la escuelita motivó una serie de actividades educativas para incorporar en los chicos hábitos de higiene cotidiana.

La idea era enseñarles a lavarse exhaustivamente las manos –con agua y jabón-, cepillarse correctamente los dientes y limpiarse con papel higiénico después de ir al baño, todo esto con una idea clara: prevenir es curar, o lo que es lo mismo, la salud se fundamenta en la prevención.

Aprender haciendo

Gustavo, el maestro, nos permitió entrar en el aula y romper la rutina habitual de las clases. Los niños estaban dispuestos, con la atención y la curiosidad despiertas, con todas las ganas de aprender. La didáctica fue sencilla. Una computadora y un par de vídeos nos sirvieron de gancho. La música y la creatividad del material audiovisual que llevamos (vídeos del programa Buena Banda del canal argentino Paka Paka, y del setentero programa canadiense Érase una vez la vida) acompañaron las explicaciones. Todo era nuevo para ellos, o casi, no todos ven la televisión, la mayoría no han encendido una computadora en su vida así que al darle al play se hizo el silencio y todas las miradas se concentraron en el mensaje. Ese fue el inicio.

Miramos vídeos

Miramos vídeos

Después, la práctica, porque como en todo, no hay mejor manera de aprender que haciendo. Así que, con toda la emoción, estimulados por el ejercicio colectivo, se dispusieron en fila, compartieron una pastilla de jabón, disfrutaron de la espuma y practicaron cómo hay que frotarse bien las manos. Primero aprendimos el cómo. Después descubrimos el cuándo; antes y después de comer, después de estar con los animales, después de jugar, antes de cocinar… lo dijimos un par de veces, lo escribimos en la pizarra, lo copiaron en su cuaderno, y lo enumeraban en voz alta. Eso fue el primer día, al siguiente, todos contaron  cómo lo habían hecho en sus casas.

Nos lavamos las manos con agua y jabón

Nos lavamos las manos con agua y jabón

La salud está en tus manos

Ya estaba la base. Después, y a medida que el baño se iba construyendo, vieron cómo en los cuatro lavatorios que se instalaban en su nuevo baño, podían ponerlo en práctica en la escuela cada día. Para recordarlo y para entender por qué es imprescindible este ejercicio, entre todos, entre los grandes y los más pequeños, e incluso con varias madres que se sumaron, los chicos diseñaron un par de carteles, con cartulinas, letras de colores, cola y marcadores, en los que se anuncia que la salud está en las manos. Por ahí empezamos. Ahora, los carteles decoran las paredes del baño al tiempo que ejercen de recordatorio.

Decoración colectiva

Decoración colectiva

DSCF2101

Lavatorios con jabón

DSCF2093

Resultado final

Cepillarse los dientes

Con los mismos elementos, el audiovisual y la práctica, enseñamos cómo hay que cepillarse los dientes, cuántas veces, en qué momentos y por qué este ejercicio no debe olvidarse. Cada niño tuvo su cepillo de dientes y una pasta. Gracias a unos moldes, que llevamos especialmente, vimos cómo es la boca, cómo colocamos el cepillo o cómo las cerdas se frotan por todas las caras de los dientes. Lo pusimos en práctica, todos juntos. Las madres entraron en el aula para compartir el aprendizaje con sus hijos y cada niño se llevó  a su casa un cepillo.  Además, descubrimos juntos, y lo pusimos en práctica, el sabio ejercicio de comer manzana cruda para fortalecer la dentadura y cómo la zanahoria, con su detergente natural, limpia nuestra boca. Así empezamos la batalla contra las bacterias bucales.

P1140453

Reparto de cepillos

Aprendiendo cómo hay que cepillarse los dientes

Aprendiendo cómo hay que cepillarse los dientes

Jugamos, cantamos, nos enjabonamos las manos todos, adultos y pequeños, nos cepillamos los dientes, vimos animaciones de cómo las caries destruyen los dientes alimentándose de azúcar y cómo las bacterias aspiran a meterse en el organismo para perjudicarlo. Así, en pequeños ratos entre lengua y matemáticas, y a la par de la construcción del baño, los alumnos de la escuelita, con la observación y el acompañamiento de sus padres, incorporaron a su cotidiano cómo estos simples y básicos cuidados fortalecen su salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s