Mirar el rostro del cambio climático en el Día de la Tierra

Aunque son muchos los que lo niegan, cada vez son más las voces que nos alertan sobre los efectos trágicos del cambio climático sobre el Planeta. Y no son solo teorías, estudios o análisis de expertos catastrofistas. La Tierra nos demuestra cada día cómo se resiente. Se duele de nosotros. Y se le nota: en todos los lugares del Planeta están ocurriendo, cada vez con más frecuencia, catástrofes relacionadas con el clima.

lago

El 22 de abril se celebra el Día de la Tierra en todo el mundo. Y esta fecha, convocada por Naciones Unidas, pone el acento en este 2013 en el rostro del cambio climático. Con este lema, se quiere hacer un recorrido por la casa común y ver cómo los efectos del cambio climático la están tambaleando.

Si nos damos un paseo por la Tierra, y la miramos de frente, son innegables los efectos negativos. Los glaciares se están deshaciendo, las sequías están esquilmando los cultivos, las inundaciones son cada vez más numerosas, las temperaturas han enloquecido, las estaciones se han difuminado, el sol ha ido perdiendo el filtro del ozono y en algunos lugares es incendiario sobre la piel…

glaciar

Miguel Delibes de Castro, doctor en Ciencias Biológicas, explica en el libro que escribió con su padre (el escritor Miguel Delibes) “La Tierra herida”, que incluso “aunque en España siguiera lloviendo lo mismo, el ascenso de las temperaturas estaría provocando ya mayor aridez y un déficit de agua dulce, ya que por una parte aumenta la evaporación en las marismas, lagunas, ríos y embalses, y por otra las plantas exigen mayor humedad, ya que transpiran más”. También cuenta que un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente predice una aguda disminución del caudal de los ríos del sur de Europa en los próximos decenios.

La desertificación afecta ya a mil millones de personas

Pero hay más. Otra de las consecuencias del cambio climático es la desertificación y la escasez de agua dulce.

La desertificación suele medirse en la pérdida de suelo fértil y afecta a más de la tercera parte de las tierras del Planeta, amenazando a mil millones de personas en más de cien países.

madera

También las tierra húmedas, como la cuenca amazónica, están perdiendo productividad. En este lugar, las deforestaciones empobrecen el suelo, lo que supone que tras una cosecha pobre hay que abandonar ese suelo, deforestar otra parcela y comenzar de nuevo. En cualquier caso, la desertificación afecta especialmente a África y a Asia, donde habitan casi dos terceras partes de  toda la población mundial. La desertificación, como explica Delibes de Castro, suele producirse cuando se explota a la tierra, exigiéndola que dé más de lo que puede.

La escasez de agua es un desafío del siglo XXI

Y entre todos los males también el agua se resiente. El agua es un bien escaso que no valoramos. Según Naciones Unidas la escasez de agua es uno de los desafíos fundamentales del siglo XXI y a los que ya se enfrentan numerosas sociedades de todo el mundo. No se puede hablar de escasez hídrica a nivel global, pero sí va en aumento el número de regiones con niveles alarmantes de carencia de agua.

cardos

Algunos cifras demoledoras ofrecidas por Naciones Unidas en relación con el agua:

– A día de hoy, cerca de 700 millones de personas procedentes de 43 países diferentes sufren escasez de agua.

– En 2025, 1.800 millones de personas vivirán en países o regiones con escasez absoluta de agua y dos terceras partes de la población mundial podrían hacerlo en condiciones de estrés hídrico.

– Bajo el contexto actual de cambio climático, en el 2030, casi la mitad de la población mundial vivirá en áreas de estrés hídrico, incluidos entre 75 y 250 millones de personas de África. Además, la escasez de agua en áreas áridas o semiáridas provocará el desplazamiento de entre 24 y 700 millones de personas.

– En el África Subsahariana se concentra el mayor número de países con estrés hídrico.

Si en el Día de la Tierra de este 2013 se nos sugiere mirar el rostro del cambio climático, todos los problemas que hemos enunciado y las cifras que hemos enumerado afectan a rincones del planeta donde habitan personas. No estamos cuidando la casa común. Seguimos dejando que pase el tiempo sin tomar medidas drásticas, sin educar, sin concienciar ni informar como corresponde de lo que nos estamos jugando.

Como dice el filósofo francés Luc Ferry, “el progreso se ha convertido en un proceso automático y desprovisto de finalidad alguna, una especie de mecánica autosuficiente en cuyo seno los seres humanos están totalmente desposeídos”. Y añade más, “por primera vez en la historia de la vida, una especie viva tiene la capacidad de destruir el planeta entero y especie no tiene ni idea de adónde va. Sus poderes de transformación y, llegado el caso, de destrucción del mundo son enormes”.

Celebramos el Día de la Tierra con el Planeta enfermo y absolutamente desatendido. Nuestra causa es curarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s