En el siglo XXI seguimos reivindicando el trabajo digno

¿Qué conmemoramos el 1º de Mayo?

El Primero de Mayo celebramos el Día Internacional del Trabajo, una fecha en la que los trabajadores de todo el mundo exigen reivindicaciones laborales y sociales y en la que se homenajea a los llamados mártires de Chicago. Estos hombres, sindicalistas anarquistas, fueron ejecutados en Estados Unidos tras su participación en las movilizaciones en las que reclamaban la jornada laboral de ocho horas (en ese tiempo lo habitual era trabajar entre 12 y 16 horas). Esa jornada de lucha comenzó el 1 de Mayo de 1886 y alcanzó su clímax el 4 de mayo, en la revuelta de Haymarket. Cuatro de los dirigentes anarquistas detenidos fueron ahorcados; dos fueron condenados a cadena perpetua, otro se suicidó y dos fueron condenados a 15 años de cárcel. Uno de los detenidos, Miguel Schawb, dijo que su lucha y la de sus compañeros era de una justicia innegable que no precisaba ninguna demostración puesto que ellos luchaban por ocho horas de trabajo pero añadió algo más:  “Cuatro horas de trabajo por día serían suficientes para producir todo lo necesario para una vida confortable, con arreglo a las estadísticas. Sobraría, pues, tiempo para dedicarse a las ciencias y el arte“.

fabrica

Cabe añadir que pese a ser una jornada internacional no es festivo en todos los países. Curiosamente, en Estados Unidos y en Canadá no se conmemora el 1 de Mayo. Ambos celebran el Labor Day, el primer lunes de septiembre.

Evolución de las condiciones laborales

Cuando llegó la Revolución Industrial (a partir de la segunda mitad del Siglo XVIII) se produjeron abusos comparables con la esclavitud ya que se sometía a los trabajadores a pésimas condiciones de esfuerzo, horarios, salarios e insalubridad, además de una flagrante explotación infantil. Estas condiciones se daban porque había muchos hombres desempleados con vidas paupérrimas que eran potenciales sustitutos de cualquier asalariado que protestase por sus condiciones laborales.

Pese a ello, y por suerte, fueron surgiendo diversas protestas como las huelgas, las manifestaciones, la ocupación de fábricas o el sabotaje que fueron preludio de la formación de las organizaciones sindicales. En ese momento, la intervención del Estado  en los conflictos laborales se limitó a reprimir las protestas de los trabajadores.

En la Historia, el trabajador que presta sus servicios en relación de dependencia ha pasado de ser un esclavo en la Antigüedad, un siervo en la Edad Media y un individuo con derechos y obligaciones en la actualidad, aunque tantas veces no se cumpla.

trabajadores

Las primeras leyes laborales datan de la segunda mitad del Siglo XIX. En 1919 el derecho al trabajo adquiere respaldo internacional con la creación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Situación del empleo en el mundo. Previsiones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para el 2013

La OIT publicaba en enero de 2013 un informe en el que recoge las tendencias mundiales del empleo para este año. Las cifras son demoledoras.

  • En el 5º año después de la crisis financiera mundial el desempleo ha aumentado con un total de 197 millones de personas sin empleo en 2012.
  • 39 millones de personas han abandonado el mercado laboral ya que las posibilidades de trabajar son imposibles. Esto supone un déficit de 67 millones de puestos de trabajo a nivel mundial, desde 2007.

  • Se estima que la tasa de desempleo para el periodo 2013-2014 se incrementará y que el número de desempleados aumentará hasta llegar a más de 202 millones de desempleados en 2013 y tres millones más en 2014.

  • La cuarta parte del incremento de los 4 millones de desempleados en el mundo durante 2012, procedían de las economías avanzadas, y tres cuartos en otras regiones, efectos significativos en Asia Oriental, Asia Meridional y África Subsahariana.

  • Las regiones que han logrado prevenir un incremento adicional de empleo, han experimentado un deterioro de la calidad del empleo puesto que el empleo precario y el número de trabajadores por debajo del umbral de la pobreza han aumentado.

El estado del trabajo en un sistema depredador

Los trabajadores del siglo XXI trabajamos, si podemos, en un sistema capitalista depredador que, como ha expresado el Catedrático de Economía, Juan José Dolado, “ha generado un mercado bulímico que “ingiere” (crea) muchos puestos de trabajo en los momentos de crecimiento y los “vomita” (destruye) en tiempo de recesión“.

  • El ejemplo de España lo demuestra: en 2007 (cuando todavía se seguía hinchando la burbuja inmobiliaria), tenía una tasa de paro de 8,3%. En 2012, en plena crisis, la cifra ascendió hasta el 24,4%. En lo que va de 2013 ha seguido subiendo hasta alcanzar el 27,16%, a fines de abril.

Este sistema caníbal utiliza, como muy bien ha definido Naomi Klein, la teoría del shock; es decir, tiene atemorizados a los ciudadanos para que asuman como inevitables las salvajadas e injusticias que se cometen contra nuestros derechos, afirmando que lo que se nos ofrece es la única alternativa para salir de una crisis que sin embargo nos ahoga. Esa supuesta única alternativa (que obviamente aspira a consolidarse) como dicen los economistas, Vincenç Navarro, Juan Torres López y Alberto Garzón Espinosa,  autores del libro Hay alternativa, “siempre funciona igual: recortar salarios (directos, indirectos en forma de gasto social o diferidos, como pensiones). Y esto sucede en todas las fases de la economía: cuando va bien, diciendo que es para que no vaya mal y, cuando va mal, para que vaya bien“.

dinero

Así que ahora que la cosa va mal, los banqueros, los políticos, los mercados, la Troika… nos recetan austeridad a los ciudadanos, inyectan dinero público en los bancos causantes del desastre y consiguen que se flexibilicen las leyes laborales para que los trabajadores sigamos perdiendo derechos.

El Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz dice en su libro “El precio de la desigualdad” que “el pronóstico para el futuro es más de lo mismo, o incluso peor”.  Las políticas económicas neoliberales están a generando mayor desigualdad, de lo cual son un ejemplo perfecto las decisiones que se están tomando en Europa. En el mercado del trabajo, las reformas laborales, como la aprobada en España en 2012, han precarizado el trabajo, lo que supone un aumento del empleo temporal, la discriminación o la inseguridad laboral.

Salir de la crisis económica y financiera, que significa también terminar con la sangría del paro, la exclusión social y la pobreza, implica un control sobre la clase política y los poderes públicos para evitar los desmanes que se están cometiendo y lograr ponerle cerco a las finanzas.

En cualquier caso, esta situación exige un cambio de modelo en el que el trabajo no sea solo un instrumento que nos proporcione recursos económicos para un consumo desorbitado. El trabajo debe permitir el desarrollo de la creatividad, la realización, la madurez, la satisfacción y el disfrute de los individuos.

Ese cambio de modelo, además, debe  hacer frente a un planeta en el que 1.200 millones de personas viven en el umbral de la pobreza y otro tanto de hambrientos e indigentes.

image011

Es necesario un mundo en el que sustituyamos el individualismo por la colectividad, donde modifiquemos nuestros hábitos de consumo aprendiendo a valorar lo que tenemos y a ser conscientes de que necesitamos mucho menos de lo que creemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s