Cabo Ortegal, donde el Océano le da la mano al Mar

Hemos llegado a uno de los confines de la tierra. Y no es una metáfora. Ahí hemos estado, sentados en el faro del Cabo Ortegal, tomándonos unos mates para aplacar el viento frío que soplaba con fuerza y que intensificaba el espectáculo que se contempla cuando te asomas al segundo cabo más septentrional de la Península Ibérica y te topas con Os tres Aguillóns, tres rocas afiladas que constituyen un auténtico kilómetro cero natural para delimitar dónde el Océano Atlántico limita con el Mar Cantábrico.

Kilómetro cero natural

Kilómetro cero natural

Para llegar ahí nos despertamos antes que el día. Después de poco más de una hora de coche, pasando por pueblos dormidos, dejando atrás el río Eume, la ría de Ferrol, los astilleros y las incontables curvas que se dibujan entre bosques, llegamos al municipio coruñés de Cariño.

Cabo Ortegal

Por el bosque al faro

El pueblo es pequeño y está al lado del mar. En todos los rincones hay indicadores señalizando, quizá, lo más significativo de Cariño: el faro del Cabo Ortegal. Y allí nos vamos. Es temprano. Por las calles solo caminan alumnos desperezándose que van al Instituto de Enseñanza Secundaria. Pasamos por delante de una conservera (Cariño es famoso por sus exquisitas conservas) y mientras vemos cómo amontonan atunes, un hombre nos indica el camino, para arriba. Todo para arriba, dice.

Bien dirigidos

Bien dirigidos

En la ascensión, cuando apenas hemos salido del pueblo, nos encontramos con el cementerio. Siempre me ha sorprendido cómo los pueblos de pescadores ubican sus camposantos mirando al mar, casi tocándolo. Parece una ofrenda, o tal vez un vínculo que no quiere romperse. Es como si los hombres y las mujeres de mar fueran Neptunos que más allá del sustento han elegido el océano como morada. Para seguir perteneciendo. Dejamos las cruces observando la ría y seguimos en ruta. Mirando hacia atrás de vez en cuando para ver cómo este pueblo con un nombre que sugiere afecto se incrusta en el monte para confluir frente al mar.

Las cruces que miran al mar

Las cruces que miran al mar

Hay una ruta marcada que nos ofrece llegar al Cabo siguiendo un sendero del bosque. Adiós, carretera. El paisaje es un espectáculo. El verde es ese verde que son tantos a la vez y que brilla más de lo habitual por todo lo que ha llovido este año. Huele a eucalipto y entre los árboles se asoma el mar. No hay nadie más. Suena agua cayendo en pequeños y medianos manantiales que fluyen en las laderas.

Cabo Ortegal 600-2
Cabo Ortegal 700
Cabo Ortegal-10

Una ermita aparece en el camino. Es la de San Xiao, un santo del lugar. Estamos a mitad del recorrido. Un hombre con un caballo nos dice que el sendero por el bosque no está terminado, que debemos continuar por la pista de asfalto.

Ermita de San Xiao

Ermita de San Xiao

Ermita de San Xiao

Ermita de San Xiao

Los acantilados más abruptos de Europa

El mar empieza a ser protagonista. También las rocas. Hay barcas de pescadores en el agua. Impresiona verlos tan pequeños en una inmensidad tan apabullante.

Pescadores en el mar

Pescadores en el mar

Y a lo lejos se ve el faro, esa custodia impertérrita. Impresiona. Impresiona el mar. Impresiona el Océano. Impresionan Os tres aguillóns y aún impresionan más, cuando estamos más cerca, los gigantescos acantilados, que de hecho, son únicos porque dividen el Océano del Mar y porque están considerados los más altos y los más abruptos de la Unión Europea. Son brutales como lo son los truenos que emite el agua cuando rompe a sus pies. Es un espectáculo que se acentúa cuando se va el sol y empieza a soplar el viento y las nubes se amontonan en el cielo y mezclan los grises y parece que se escapa la lluvia y hace frío… pero no importa. El encanto también está ahí. O tal vez, más por eso.

Kilómetro cero natural

Kilómetro cero natural

Cabo Ortegal-17

Cabo Ortegal-20
Cabo Ortegal-19

Hay una pareja de valencianos que están tan impresionados como nosotros. Ellos habían estado la tarde anterior. Y han vuelto para despedirse del espectáculo. Ella nos cuenta que le da vértigo. Y sin embargo se asoma al muro que rodea el faro y mira. Es imposible no hacerlo.

Cabo Ortegal-21

El hombre del faro

Llega un hombre al faro. Me levanto y le pregunto, ¿el faro funciona? Sí, me responde seco, sin mirarme. Por supuesto que funciona. De noche. No quiere darme más conversación, está claro. Abre la puerta y se mete dentro. Y yo me quedo ahí imaginando si él será el farero y si no quién; y cómo será. Cómo es la vida del que cada noche se sube a esta torre vigía para alumbrar el agua en la que tantos buscan sustento. Qué verá el farero. Qué pensará. ¿Conocerá a los marineros a los que protege y guía?

Cabo Ortegal-16
Cabo Ortegal-18

Volvemos al pueblo. Miramos las barcas amarradas en el puerto. Espiando a los marineros que cosen las redes y limpian los cascos de los barcos al lado de una nueva empresa gallega que busca extraer, sustentablemente, energía del viento y del mar. Así que este viaje sumo todavía más ya que sorprendentemente nos encontramos con nuestra búsqueda de proyectos sostenibles. Pero eso lo hemos contado en otra nota.

Cabo Ortegal-22
Cabo Ortegal-23

Terminamos la mañana sentados en la playa de Cariño contemplando las magníficas vistas de la ría de Ortigueira.

Cabo Ortegal-24

Cabo Ortegal-25

Anuncios

13 Respuestas a “Cabo Ortegal, donde el Océano le da la mano al Mar

  1. Sin palabras. Decir algo sobre la grandiosidad de la naturaleza, de la belleza del pueblo que pudo generar el hombre, conviviendo con ella, más las palabras de los textos, lo siento absurdo. ¡GRACIAS! sólo ¡chapeau!, lo más reverencial posible.

      • Nos alegra mucho la difusión. Y nos alegra que te guste el blog, nos encantaría que se lo enviaras a todos los que puedan disfrutar de los viajes y o que volaran la ecología.

      • Siempre estoy en contacto con gente que valora lo que Uds. valoran también…Soy fanática y estoy en contra de la “obsolescencia programada”. Ya estan en mi facebook también ! Un abrazo grande grande para los dos !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s