Viajar en el tren de la FEVE de Galicia a Asturias

 Feve Gal As-4  Feve Gal As-3
 Feve Gal As-5  Feve Gal As-6
 Feve Gal As-8
 Feve Gal As-9
Nos atrevemos a asegurar que todos los que tenemos más de 30 años empezamos a viajar subiéndonos a un tren. Ese era nuestro medio de transporte, nuestro vehículo esencial para llegar al mundo. Paraísos cercanos y lejanos se presentaban disponibles a través de los vagones. Recorrer y descubrir territorios a través de las vías, con la mochila, era una aspiración. Ha pasado mucho tiempo desde aquellos primeros periplos en solitario, con amigos, cuando éramos apenas unos adolescentes que soñábamos con odiseas posibles y, sin embargo, algunos seguimos reivindicando esos trayectos a ritmo lento que se detienen en apeaderos ignotos y perdidos, que nos sumergen entre los bosques, nos muestran pueblos y ciudades, nos acercan al mar y nos posibilitan encuentros y miradas pausadas con conversaciones que se rescatan en notas que se apuntan en un cuaderno. Por eso, cuando todavía es posible, nos subimos de nuevo al tren para reivindicarlo y para dejarnos llevar a diversos paraísos y disfrutarlos.

Como ha ido pasando en tantos sitios, en España también los trenes se van dejando morir. Se cancelan servicios y se suprimen trayectos. Pero aún quedan. Por suerte. Y mientras se muevan nosotros nos seguiremos moviendo en tren.

 Feve Gal As-14 Feve Gal As-13 Feve Gal As-12-2 Feve Gal As-10 Feve Gal As-16 Feve Gal As-16-2 Feve Gal As-17-2Feve Gal As-20-2 Feve Gal As-20 Feve Gal As-21

Feve Gal As-43-2

Ferrol como punto de partida

La FEVE (Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha) es un tren pequeño que mantiene algunos recorridos por determinadas zonas del país. Cuando estábamos en Galicia con la idea de irnos a Asturias, vimos que teníamos la posibilidad de hacer el viaje en tren. Una hermosa sorpresa que multiplicaba su valor. Por cierto que enseguida comprobaríamos que este trayecto se enmarca dentro del recorrido del Camino del Norte que lleva a los peregrinos a Santiago de Compostela.

Nuestro punto de partida es Ferrol. Temprano, con la ciudad aún desperezándose, nos subimos al tren que nos llevará por toda la costa del norte de Galicia. La primera parada será Esteiro. Por delante, más de dos horas de viaje.

Sí, estamos en Galicia. Y desde la ventana del tren y al ritmo de su velocidad paciente vamos descubriendo nuevas aldeas al tiempo que suben y bajan viajeros en itinerarios cotidianos. Contemplamos las pequeñas huertas que crecen en las casas que, como es característico en esta región, aparecerán en los rincones más inesperados. El tren parece introducirte en el bosque para no ver más que la frondosidad de la vegetación de esta tierra verde, de la misma forma que te empuja al mar como si estuviésemos a punto de zambullirnos. Mires a dónde mires, de frente, a izquierda o derecha, es un espectáculo que se disfruta aún más ya que parece que estamos solos. Nada más. Nadie más que los pocos que compartimos vagón. Nosotros y el paisaje. Y mucho silencio.

En el trayecto es posible detenerse en innumerables aldeas minúsculas y desconocidas como Virxe do Mar, Piñeiros, A Cuqueira, San Clodio, Loiba, Mosende o Nois, por poner algunos ejemplos. También detenerse en localidades muy significativas que merecen mirada y paseo en el norte gallego. Entre las más destacadas, podemos llegar, con en este tren, a Ortigueira, localidad esta última muy conocida porque el segundo fin de semana del mes de julio, se celebra el Festival Internacional do Mundo Celta que lleva convocándose desde hace más de 25 años. Unas cuantas estaciones después, la parada es Viveiro, en la comarca lucense de A Mariña, con numeroso patrimonio digno de visita, además de un entorno natural, como todo el recorrido, privilegiado. Burela y Foz, localidades también de la Mariña lucense invitan a quedarse.

 Feve Gal As-1 Feve Gal As-2 Feve Gal As-3-2 Feve Gal As-9-2 Feve Gal As-14-2 Feve Gal As-15-2 Feve Gal As-15 Feve Gal As-18 Feve Gal As-18-2pedroso Feve Gal As-53 Feve Gal As-38-2 Feve Gal As-31 Feve Gal As-32 Feve Gal As-17-2Feve Gal As-10-2 Feve Gal As-24 Feve Gal As-27 Feve Gal As-35 Feve Gal As-40-2
Dos estaciones después de Foz, en el apeadero de Esteiro, hacemos parada para descubrir la espectacular Playa de las Catedrales, donde gracias a alguna buena recomendación nos hospedamos en O Lar de Carmiña, ubicado en la carretera y a un kilómetro de la playa; comimos bien y dormimos mejor.

La extraordinaria belleza de la Playa de la Catedrales puede leerse en una nota ya publicada y contemplarse en su álbum en flickr.

 Feve Gal As-43 Feve Gal As-47 Feve Gal As-49 Feve Gal As-48
 Feve Gal As-29  Feve Gal As-29-2
 Feve Gal As-26-2  Feve Gal As-26
 Feve Gal As-27-2  Feve Gal As-4-2
De Galicia a Asturias

Después de un día disfrutando de la soledad, la paz y la belleza de este inigualable arenal, volvemos a subirnos al tren para cambiar de región. Cudillero, en Asturias, será el próximo destino.

Para llegar a este pueblo marinero, primero hay que pasar por Ribadeo, el límite entre Galicia y Asturias, pero también veremos (en esta ocasión a través de la ventanilla), y ya en el Principado, Tapia de Casariego, Navia, Luarca, Cadavedo o Soto de Luiña, además de una veintena de minúsculos pueblos que invitan a perderse entre ese verde asturiano que, aunque parecido, no es igual al gallego, o a recorrer los hórreos más cuadrados que los de los vecinos de Galicia o a tirarse en las praderas para escuchar cómo ruge o susurra, según coincida, el Cantábrico.

La estación de Cudillero, como ya contamos, está a un par de kilómetros del pueblo pero merece la pena el paseo.

Por suerte, aquí no termina el viaje. Asturias tiene mucho más que ver. Y también va modificándose en el recorrido. Se parecen y sin embargo se intuyen las diferencias cuando observamos, con el tamiz del cristal de las ventanas, Pravia, Soto del Barco, Piedras Blancas o Avilés, una ciudad más grande, que tiene aeropuerto y el increíble centro Niemayer, cada una con su estación donde podemos apearnos. De ahí, algunas estaciones después llegamos al último destino: la ciudad asturiana más grande, y probablemente la más vital, Gijón.

Así concluimos un recorrido espectacular, en el que bordeamos acantilados y nos fundimos en los bosques de todos los verdes posibles. De todas formas, más allá de la belleza incuestionable o de los lugares donde nos detuvimos en este viaje, que se expresa en este texto y con estas imágenes, es un elogio al tren no solo como memoria de nuestros primeros y jóvenes viajes sino sobre todo como el transporte más popular e imprescindible, filosóficamente hablando, que no debe desaparecer.

 Feve Gal As-45-2Feve Gal As-44-2Feve Gal As-48-2Feve Gal As-52-2Feve Gal As-33-2 Feve Gal As-34-2 Feve Gal As-37-2 Feve Gal As-56 Feve Gal As-59 Feve Gal As-61 Feve Gal As-65Feve Gal As-63 Feve Gal As-66Feve Gal As-72 Feve Gal As-74 Feve Gal As-70



 Feve Gal As-23  Feve Gal As-68
 Feve Gal As-puente  Feve Gal As-76
 Feve Gal As-75  Feve Gal As-77

Para ver todo el recorrido y las fotos en grande, visita el álbum de flickr

Anuncios

Una respuesta a “Viajar en el tren de la FEVE de Galicia a Asturias

  1. Bello, bello, de toda belleza. Y todo parece intocado: la limpieza del tren, de las estaciones, de los caminos, de las vías … Nada está hollado. ¡ Ahhhh !, mis viajes anuales en tren, rumbo a las esperadas vacaciones en Chos Malal, en la bella Pcia de Neuquén. Fantástico todo lo que dicen y sugieren. Felicitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s