Por qué viajamos con Bla Bla Car

La primera vez uno tiene dudas. Pasa siempre con lo desconocido. ¿Cómo será? ¿Funcionará bien? Habíamos escuchado un par de experiencias y sonaban bien pero aún no nos habíamos decidido. En cualquier caso, y pretendiendo la coherencia con nuestra filosofía, queríamos viajar compartiendo coche. Teníamos que empezar a movernos reduciendo las emisiones de CO2, además de ahorrar costos. Así que nos conectamos y tecleamos www.blablacar.es.

bla bla car

Animarse y registrarse

Conocíamos los precios del viaje que íbamos a realizar tanto en bus como en tren. Una vez más, como nos está pasando últimamente, nos sorprendieron las tarifas. No es posible que el transporte público tenga esos costos tan elevados, una cuestión que merecería un análisis aparte.

Registrarse en Bla Bla Car es sencillo. Apenas son cinco minutos. Primer paso dado. Después teníamos que buscar nuestro trayecto a Madrid y pedirle al conductor elegido si quería llevarnos.

Leímos varios perfiles, registramos las coincidencias con nuestras necesidades de viaje y nos lanzamos. A la media hora llegó la respuesta. Nuestro potencial conductor nos aceptaba. Quedamos a la hora y en el lugar señalados para el día siguiente.

Cómo fue el primer viaje

No estábamos nerviosos. No, eso no. Pero sí teníamos cierta curiosidad. ¿Cómo es viajar con dos desconocidos durante poco más de tres horas? Cuatro personas que no se habían visto nunca (excepto nosotros dos, claro) emprendían viaje por algo más de 300 km. Interesante descubrimiento.

bla bla

Lo comprobamos enseguida. Lo cierto es que uno imagina que cuando alguien se inscribe en una red como esta tiene la mejor predisposición. Si no ¿por qué lo haría? Porque viajar con Bla Bla Car no es solo ahorrar dinero, que se ahorra (y mucho en algunos casos), sino es poner en práctica una movilidad sostenible y un ejercicio, tal vez abandonado desde hace tiempo, de abrir las redes humanas, conocer gente y compartir experiencias. Porque el viaje se inaugura en el momento que emprendes el camino de destino y  la manera en la que hagas ese recorrido es ya un indicador de cómo será el tuyo.

Subidos en el coche todo fue fluyendo. Hablamos durante las tres horas. Nos contamos lugares de origen y estaciones de paso. Viajes hechos y destinos soñados. Hablamos de elecciones tomadas. De vida cotidiana. Y como suele pasar cuando uno disfruta, el tiempo pasó volando. Sí, no es un tópico. Y llegamos al destino sin ningún inconveniente, más bien al contrario. Todo fueron ventajas.

La experiencia fue tan buena que prometimos repetir. Y lo hemos hecho.

Tan bueno que repetimos

En nuestro último viaje por Andalucía volvimos a recurrir a Bla Bla Car. No pudimos hacer todos los trayectos que hubiésemos querido pero eso es también una realidad a tener en cuenta; es algo tan básico como lograr que tu itinerario coincida con el de otros cuando quieres. A veces no es posible.

El viaje Granada-Sevilla fue sabroso. Sí, sabroso porque  gran parte de las dos horas de recorrido se llenaron de recetas variadas, de ingredientes autóctonos, de posibilidades culinarias que nos apuntamos para poner en práctica. Y todos los que compartimos ese viaje comentamos la gran idea de esta red social que pone en contacto personas convencidas de que hay otras maneras de moverse, conscientemente, y, por supuesto, de relacionarse.

Para quienes lo económico sea un factor decisivo, un dato: haciendo el viaje con Bla Bla Car de Granada a Sevilla, el dinero que nos ahorramos (con respecto al precio de bus) nos pagó la noche en el hostal. No está mal, ¿eh?

Pero lo que realmente te hace sentirte bien, además de las conversaciones agradables que se comparten, es la certeza de que con un gesto tan sencillo y tan viable estás contribuyendo a reducir la huella de carbono. Y eso hace bien. Muy bien.

países Bla

presencia de Bla Bla Car en Europa

Para los temerosos

Para aquellos que les asuste viajar con desconocidos añadimos algunas referencias. Cuando buscas un viaje puedes leer comentarios que han hecho sobre el conductor quienes ya han viajado con él. Eso puede ayudar en la elección. Y las chicas que no se animan a viajar solas con hombres extraños pueden apuntarse a la modalidad “solo mujeres”.

Por suerte, cada vez hay más personas que se suman a esta práctica sostenible. De hecho, Bla Bla Car, que está presente en 10 países europeos, ya cuenta con más de dos millones de usuarios. Y seguirá creciendo, seguro. Funciona.

Anuncios

Una respuesta a “Por qué viajamos con Bla Bla Car

  1. Es excelente idea, ¿quizás comparable al de cuidado de casas?
    ¡Por fin propender al intercambio humano y no al intercambio único con todo lo que esté circunscripto a la tecnología informática!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s