Ryanair, ni siquiera letra pequeña

El omnipotente oligopolio de las aerolíneas tiene la increíble libertad, en los viajes de larga distancia, de “obligar” a que sus pasajeros paguen sus pasajes de ida y vuelta aunque solo necesiten hacer un solo viaje, ya que el coste de un solo trayecto es aproximadamente el mismo que el de la ida y vuelta. Muchos lo hemos sufrido. Así como la tendencia a sobrevender sus billetes cuando la demanda llena sus butacas, “compensando” a los pasajeros que se ven perjudicados por estas prácticas con alguna noche de hotel más y un dinero en efectivo (naturalmente) y pasajes extra a futuro. Algunos aceptarán gustosos, pero no es una práctica ética.

Sin salida

Todo el que lea estas palabras seguramente conoce variadas experiencias de este tipo y muchas más, como cuando cierran aeropuertos donde pensábamos pasar la noche.

Problemas low cost

En los viajes de corta distancia los problemas son otros y con las low cost más aún. Pero entre estas se destaca siempre una: RYANAIR.

Ryanair

Cada vez que viajamos por Ryanair, mucha gente nos preguntaba alarmada: ¿¡Van a viajar con Ryanair!? Como no habíamos tenido problemas anteriormente lo hacíamos sin problemas, hasta ahora.

Adquirimos nuestros pasajes para ir de Madrid a Santiago de Compostela el martes 17 de diciembre a las 6:15. Éramos tres pasajeros, cada uno con un documento diferente: una española, un extranjero con documento español (NIE, Número de Identificación de Extranjero) y una extranjera con pasaporte.

A la hora de reservar y pagar los billetes, pasando por interminables y tediosas páginas ofreciendo gran cantidad de servicios extra, muchos de los cuales vienen chequeados positivamente y uno tiene que desmarcarlos manualmente si no quiere tener gastos “sorpresa”, Ryanair no avisa que tendrá un régimen particular a la hora de embarcar. Es más, en el itinerario en .html que nos envió tras la compra, entre los datos del vuelo y de los tres pasajeros, se destacan las siguientes leyendas:

“No olvide realizar la facturación en línea entre 15 días y 4 horas antes de la hora prevista de salida del vuelo”

y

“Es responsabilidad de los pasajeros asegurarse de que cumplen con los requisitos de las autoridades de inmigración de cada destino. Los siguientes pasajeros no han facilitado la información necesaria. De no facilitar esta información antes de la llegada al aeropuerto, se les podría denegar el viaje

interior de un avión de Ryanair

Siguiendo esas instrucciones, realizamos la facturación en línea más de 24hs antes del vuelo e imprimimos las Tarjetas de Embarque. En las mismas decía que la ciudadana española necesitaba su DNI, la extranjera su pasaporte y yo, el extranjero con NIE, debía presentar ¡Pasaporte y visado! El pasaporte no lo tenía conmigo (nadie viaja con pasaporte si no lo necesita, ni había salido de España ni pensaba hacerlo en el corto plazo) y ninguna autoridad de inmigración me pedía ningún tipo de visa (ni pasaporte) teniendo mi NIE. No existía la posibilidad de viajar a buscar el pasaporte y las leyes me amparaban: ninguna autoridad de inmigración me pediría otra cosa que mi NIE para moverme dentro de España.

Al llegar puntualmente a la ventanilla de facturación con la tranquilidad de tener la documentación en regla nos encontramos con que la empleada de Ryanair, con menos simpatía que Tom Cruise (obviamente no se fijaron en esa virtud al contratarla) me aseguraba sin ruborizarse que para “la empresa” mi NIE era una visa. Paradójicamente, tanto ella como otra empleada con la que me mandó a hablar, después de ofrecerme alguna “solución” absurdamente cara e impráctica (así Ryanair compensará su “bajo costo”, supongo), me recomendaron que fuera a buscar otro vuelo a Iberia o AirEuropa, que ellos sí aceptarían mi NIE, demostrando de paso que ese documento sí “cumple con los requisitos de las autoridades de inmigración de cada destino”.

ventas en el avión

En definitiva, cuando vayan a viajar con Ryanair, consideren la posibilidad de que las “sorpresas” para esta empresa no vienen avisadas ni siquiera en letra chica. Si el billete es “low-cost”, lleven algo de dinero extra por las dudas. Yo me equivoqué y pagué: pagué un pasaje de bus hasta Galicia, pagué con ocho horas de ruta y unos cuantos dolores de espalda. Ryanair se quedó con el dinero de mi pasaje y el de la maleta que iba a facturar.

Anuncios

2 Respuestas a “Ryanair, ni siquiera letra pequeña

  1. Lo difundiré al máximo para que todos los viajeros que conozco, sepan qué clase de empresa es … si se la puede calificar como tal.

  2. Es una putada, pero lo pone en las condiciones, el NIE no es válido y aunque no lo sea, tienes que presentarlo junto con el pasaporte en vigor en el mostrador antes de embarcar ya que con solo el pasaporte tampoco vale, porque tienes que documentar que tienes los papeles en regla para que una vez lo tengas sellado, ya puedes viajar. A no ser que viajes como turista, en el que tendrás tres meses desde la fecha en que viajaste para poder seguir viajando, pasados esos tres meses, estarías en situación irregular si no solicitas una prórroga jusitificada. La culpa no es de Ryanair aunque tiene que ser frustrante, por eso es mejor siempre tener el pasaporte en vigor aunque no le des utilidad o al menos saber que lo vas a necesitar en estos casos aunque sean vuelos nacionales. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s