Visita al Museo Judío de Girona, conservando las raíces

Para algunos, los museos son exclusivamente lugares para disfrutar el arte, regodearse en la estética que nos ha entregado la Historia y sus creadores. Para otros, generalmente los alérgicos, los museos son lugares donde se guarda lo viejo. Otros creemos que entrar en un museo, más allá de la estética, el arte o la historia, es la oportunidad de reflexionar sobre quiénes y cómo somos, y confirmar cómo seguimos haciendo las mismas cosas aunque hayamos cambiado las formas. Museo Judío de Girona-6 Girona - Call-1 Los museos también nos cuentan a nosotros Entrar en el Museo de Historia de los Judíos de Girona es comprobar, una vez más, cómo estos espacios muestran algo más que arte o datos o archivos o mapas o piedras de enorme valor. Nos cuentan también a nosotros. Museo Judío de Girona-16 Museo Judío de Girona-8 Para visitarlo hay que acercarse al Call de Girona (así  – call – se denominaba a los barrios judíos en Cataluña). Sus calles estrechas, empedradas, sus patios oscuros, discretos y hermosos, nos colocan en un decorado que podría parecerse bastante al original, como para meternos en situación. Girona - Call-3 Girona - Call-2 Hay datos. Y nombres. Hay descripciones. Relatos. Dibujos. Todo el material didáctico contextualiza. Y enseña. Descubrimos que la primera mención del Call judío data de 1160 o que en 1204 se documenta el cementerio judío en Motjuic (la definición de Montjuic no es otra que monte judío, esto también lo aprendimos). Girona - Call-5 Museo Judío de Girona-4 Museo Judío de Girona-3 En este barrio en el que ahora se levanta este museo convivían familias judías y cristianas. Aquí tenían sus casas y sus talleres. Se relacionaban. Trabajaban. Rezaban. En el Siglo S. XV se convierte El Call en un espacio de reclusión. Decidieron aislarlos. La clausura. El gueto. El preludio de la expulsión que llegaría después. Museo Judío de Girona-9 Museo Judío de Girona-14 Museo Judío de Girona-12 Los textos que vemos a lo largo de la exposición nos cuentan que la actividad y la producción científica de los judíos catalanes fueron extraordinarias. A lo largo de la Edad Media difundieron las ciencias clásicas por Cataluña y la Provenza. Confeccionaron calendarios y tablas astronómicas de gran calidad, así como instrumentos utilizados para navegar como brújulas, astrolabios y mapas. También era conocida la fama de los médicos judíos, muchos de los cuales trabajaron al servicio de algunos monarcas. Museo Judío de Girona-19 Museo Judío de Girona-22 Museo Judío de Girona-25 Museo Judío de Girona-21 Museo Judío de Girona-10 En los primeros tiempos, los judíos eran tolerados por la comunidad cristiana. A partir del siglo XIII las cosas empezaron a cambiar. Comenzaron los ataques porque se radicalizaron las mentalidades, por cambios políticos y sociales y por situaciones de crisis. Más allá de que entre judíos y cristianos había habido intercambios culturales, tratos económicos y comerciales, incluso amistad, nunca hubo una verdadera convivencia sino que la relación entre ambas comunidades se limitó a una coexistencia pacífica, en algunas ocasiones, y dramática en muchas otras. Museo Judío de Girona-24 Museo Judío de Girona-23 Museo Judío de Girona-20 Museo Judío de Girona-18 En el verano de 1492, la comunidad judía abandonó el país del que formaban parte desde hacía muchos siglos. Los expulsaron. Con la diáspora, dejaron atrás una historia compartida y una tierra que era su hogar. Se fueron ellos y se llevaron tradiciones, costumbres y sabiduría. Museo Judío de Girona-2 Reflexionando con la visita Terminamos el recorrido por el Museo de Historia de los Judíos de Girona reflexionando sobre lo que hemos visto y leído. Sobre cómo la historia se repite. Sobre cómo seguimos señalando al diferente sin entender qué es lo que incomoda de su presencia y cómo por ese miedo irracional e injusto se desprecia una riqueza incontestable de intercambio e integración de culturas, de conocimientos, de experiencias. Han pasado los siglos y, con distintas formas, las cosas siguen sucediendo de la misma manera. Escuece lo desconocido. Resulta más fácil, no sabemos por qué, echar al diferente o ponerle muros y contenciones para que no se animen a entrar. Esa manía permanente de empobrecer nuestra cultura y nuestra vida en nombre de la conservación de un status quo que acota horizontes. Y las pérdidas son incalculables porque en esa obsesión porque no ocupen nuestros espacios o se queden con nuestros trabajos no evaluamos lo que van a incorporar y cómo vamos a desarrollarnos conjuntamente con ello. Porque siempre somos mejores cuando nos sumamos. Parece que aún no lo hemos aprendido. Y tiempo hemos tenido suficiente.

Datos del Museo de Historia de los Judíos

info museo 2

Anuncios

Una respuesta a “Visita al Museo Judío de Girona, conservando las raíces

  1. ¡ Qué maravillas ! Y, como siempre, impecable lo que transmiten. 
    ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s