Un reencuentro con los cortometrajes en el Mecal

En nuestro viaje permanente pasamos un par de días por Barcelona y nos quedamos dos meses. Y, una vez más, caímos en el momento justo en el lugar indicado y fuimos invitados al Mecal, el Festival Internacional de Cortos de Barcelona.

mecal2014-logo

En el Acto de Inauguración del Festival, que se hizo en la sofisticada Fábrica Moritz, además de unas ricas bandejas de canapés, cervezas Moritz y demás tragos, como en todo festival que se precie, pudimos ver una selección de cortos de las diferentes secciones del festival (que son muchas, variadas y eclécticas) que auguraba un muy buen nivel de material. ¿O era sólo una buena selección?

Proyección inaugural

Proyección inaugural

20 años después de vivir entre cortos

A comienzos de los 90’ dediqué todo mi tiempo y energía a estudiar cine, en un momento de gran ebullición de escuelas de cine en la Argentina y en el mundo. Fui parte de la primera generación de la Universidad del Cine, que nos dio muchos medios, contactos con grandes maestros y, sobre todo, un espacio donde nuclearnos y hacer mucho juntos. Una generación que empezó a hacer muchas cosas en esos años; sobre todo, hizo muchos cortos, hicimos muchos cortos. Fotografié más de 25 cortos en fílmico (eso era un logro especial entonces), participé en otras áreas de otros tantos y vi, aplaudí o critiqué cientos más. Todos estábamos aprendiendo a hacer cine pero hablábamos como si ya supiéramos.

Con el Pentax V

Con el Pentax V

Era muy difícil hacer cortos, lo que le daba algún sentido de epopeya o de heroísmo. Los equipos con que contábamos eran los más precarios y antiguos. Pero filmábamos. Filmábamos en Súper 8, en algún caso. En 16mm los proyectos más importantes y en 35mm cuando ya habíamos recorrido un buen tiempo haciendo cortos. El Súper VHS y el Hi8 quedaban para experimentar. Los primeros digitales llegaron después.

Era muy caro hacer cortos, así como inaccesible filmar con equipos “profesionales”. Los resultados, por supuesto, variaban en función de la experiencia y de las ideas, también de las limitaciones. Y cuando pasaba del fílmico al VHS, para facilitar su exhibición casera, la calidad final distaba enormemente de lo que habíamos conseguido: el Telecine era absolutamente inalcanzable. Pero como contrapartida, nos formábamos con la nobleza del material fílmico, analógico, aprendiendo a exponer según su sensibilidad y su proceso de laboratorio.

Segundo largometraje

Segundo largometraje

Otros medios

Poco a poco, el desarrollo de los medios digitales, tanto a nivel profesional como hogareño, fue haciéndose cada vez más accesible. Por un lado, la calidad de los equipos de bajo costo creció exponencialmente y por el otro la “carrera armamentística” de los equipos profesionales no sólo bajó los costos notablemente sino que ha ido dejando “obsoletos” a los que pocos años antes eran “Hi End”. De ahí que ahora se pueda esperar una calidad técnica mínima mucho mayor que la de hace una o dos décadas.

Por otro lado, la facilidad de acceso a más medios de calidad da más posibilidades de experimentar, de probar, de hacer, lo que de la mano de aquella explosión de comienzos de los 90’ y de la proliferación exponencial (tanto de medios como de formatos audiovisuales), ha aumentado la posibilidad de desarrollo de cineastas noveles que puedan acercar calidad e ideas al público a través de festivales y medios de difusión.

Calidad en el Mecal

¿Era el buen nivel de material de la selección exhibida en el Acto de Inauguración del Festival o solo un buen augurio?

Con la cantidad de cortos y la cantidad de secciones que tiene el Mecal, obviamente es imposible ver todo, pero con nuestra acreditación al festival, nos zambullimos en todas las funciones que pudimos a ver, en las diferentes secciones. Primero lo hicimos estimulados por la curiosidad, luego por el nivel de los primeros cortos y por la buena calidad de las proyecciones.

Hoy, promediando el festival, nos permitimos recomendar que quien esté en Barcelona este mes se anime a investigar la programación, elija las secciones que más le atraigan y descubra un par de cortos que le encanten, varios que lo sorprendan y, tal vez, alguno que lo deje indiferente. Sería un excelente promedio.

Como nos ha sido imposible ver todo lo que se ha proyectado hasta ahora en el festival, nos permitimos hacer la lista (en orden de aparición) de los cortos que más nos ha impactado, divertido o alguno del que podemos rescatar valores estéticos más que interesantes. Sobresale la calidad y la cantidad de la producción francesa en animación, con autores de todo el mundo:

Competencia Oficial:

– Eating Lunch (Suecia), una sutil y potente descripción de un almuerzo en un centro de desórdenes alimenticios.

– Welkom (Bélgica), una divertida parodia a las reglamentaciones lingüísticas oficiales que restringen la comunicación entre las personas.

– El Fiordo de las Ballenas (Dinamarca), el drama de dos hermanos en la soledad de los fiordos daneses, muy bellamente fotografiados.

– Volume (Inglaterra), el amor no correspondido de un adolescente. Otra buen trabajo de cámara y fotografía.

– Dónde Estabas Cuando Murió Michael Jackson (Francia), un divertido juego de seducción entre dos desconocidos.

– Pipas (España), hilarante diálogo de dos amigas que se niegan a valorar los intentos de aprender del novio de una de ellas.

Competencia Oblicua:

– Mala Raza (Portugal), gran ejercicio de narración a través de la cámara de del vacío y el hastío en una familia.

Competencia Animación:

– Cartas de Mujeres (Francia), maravillosa fusión de forma y contenido en un drama bélico en la 1ra Guerra Mundial en la que las palabras pueden curar literalmente las heridas de guerra.

– El banquete de la Concubina (Francia), bella ambientación tanto formal como dramática de la China del SVIII.

– Patch (Suecia), vertiginoso puente entre la abstracción y la figuración.

– El Laberinto (Japón), gran capacidad de síntesis hecha con una cuadrícula de papel calco y pelotitas luminosas.

– Cargo Cult (Francia), a través de la gran expresividad de sus dibujos, nos da una reflexión sobre las interpretaciones culturales de miradas distintas y cómo se puede estar ajenos a un conflicto bélico.

– Boles (Eslovenia), expresiva metáfora de la soledad hija del prejuicio.

Trashanim

– Supervenus (Francia), potente crítica a la transformación de la estética “plástica” de la mujer en la actualidad.

 Premios Mecal Pro 2013

– La Masa de los Hombres (Reino Unido – Premio Canal+), potente reflexión sobre la raíz social de la violencia.

Hemos visto muchos más cortos de calidad (y seguramente nos hemos perdido muchos otros de gran calidad), estos son los que más han llamado nuestra atención.

Hoy comienza la Sección Documental, que nos interesa especialmente. Mañana tenemos el Especial I Bike. Seguiremos inmersos en cortometrajes de todos los géneros.

Viajando en el tiempo

Al viajar, no sólo conocemos lugares (ciudades, paisajes), culturas, lenguas, individuos, ambientes. También aumentan las posibilidades de encontrarnos con sorpresas como ésta y encontrarnos en medio de un festival de cortometrajes que nos conecta con mi pasado. Eso es de agradecer.

Anuncios

Una respuesta a “Un reencuentro con los cortometrajes en el Mecal

  1. Evidentemente elegimos secciones distintas: no nos cruzamos nunca.

    ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s