Eatwith y Airbnb ¿compartir o lucrar?

En este blog somos defensores de la economía colaborativa. Descubrimos con satisfacción propuestas novedosas que abogan por compartir en detrimento del negocio, renunciando, como una filosofía de vida, a la idealización de la propiedad. Algunas de esas propuestas las hemos probado. Y hemos contado nuestra experiencia con ellas y por qué las valoramos.

compartir_lucrar

Viajes colaborativos

Lo colaborativo hace tiempo que llegó al universo viajero, facilitando formas más atractivas de disfrutar de los lugares, para conocer gente local, para compartir experiencias, para sumergirse en la esencia del destino al que se llega. Además de todo eso, hablamos de posibilidades más económicas para que viajar no sea un lujo exclusivo para algunos y, sobre todo, para que sea una experiencia más integrada y auténtica que rechaza que conocer un sitio sea sólo parte de un negocio.

Las propuestas colaborativas proponen que se comparta como una forma de vida. Por ejemplo, Airbnb funciona de la siguiente manera: tienes una habitación disponible y recibes huéspedes en tu casa a un precio razonable. Con esto, el viajero tiene una experiencia mucho más auténtica por un costo asequible y el anfitrión, además de conocer gente y mostrarles el lugar donde vive, aligera sus gastos.

web airbn

Podríamos decir que Airbnb es parecido a couchsurfing pero con las diferencias que implica el intercambio de dinero. En couchsurfing te alojas gratis no por ahorrar dinero sino para compartir experiencias, conocer gente e integrarte en la cultura local. Con Airbnb puedes convivir con tus anfitriones pero también puedes usar el lugar sólo como alojamiento y eso, al final, es una gran diferencia conceptualmente. En nuestra primera experiencia en Airbnb, nuestro anfitrión nos contó que él también estaba inscrito en couchsurfing, pero que le había pasado muchas veces que le habían solicitado sofá y que, como es gratis, más de una vez le habían dejado tirado y no se presentaban. Falta de compromiso. Un día le hablaron de Airbnb y decidió probarlo: a él lo que le gusta es conocer gente y le pareció interesante. Descubrió que con este modelo, como es de pago, no tenía esos problemas. Con Airbnb debes pagar antes de llegar así que lo más probable es que quien ha hecho la reserva cumpla su compromiso.

En otra ocasión, hicimos una solicitud en couchsurfing a un anfitrión con unas cuantiosas referencias y muy buenas, pero nos contestó que se había mudado y que ya no tenía lugar en su casa. Amablemente nos sugería unos apartamentos turísticos de un amigo. Los consultamos y fue feo descubrir que el amigo en cuestión era él mismo, que administraba el alquiler de habitaciones en un edificio. Hubiera sido más honesto que aclarase que ahora cobraba por alojar pero prefirió hacerse un buen “currículum” con couchsurfing como plataforma para luego monetizarlo.

Desvirtuando los conceptos

En los últimos días hemos vuelto a visitar Airbnb después de dos meses de no necesitarlo pero sí de recomendarlo. Buscamos un nuevo destino. Nos hemos quedado sorprendidos de cómo, en poco más de un mes, los precios han incrementado sobremanera. Si antes encontrabas habitaciones por menos de 20 euros, ahora eso es casi imposible. Los precios se han desbordado. Y el concepto se ha desvirtuado. Eso no es colaborativo; a nuestro juicio, eso es lucrarse, porque se comporta como si fueses un establecimiento turístico sin asumir los costes o impuestos que eso requiere y cargándose muchos puestos de trabajo. Y eso es otra cosa. Ya no está cumpliendo su esencia. Y no es honesto. No es razonable que dormir en casa de alguien (con todo lo que implica en limpieza, independencia o comodidad…) te cueste igual que alojarte en un hotel. Empieza a ser común que los precios se acerquen a los 50 euros por dormir en la habitación en casa de alguien y compartir el baño.

Hemos visto el documental Bye Bye Barcelona sobre la masificación turística de la ciudad condal. Es muy recomendable. Impresiona. Y asusta. Barcelona se ha convertido en un parque temático donde todo es susceptible de lucro. Los habitantes de la ciudad están hartos. No es para menos. La ciudad ya no parece una ciudad. Y entre todos los aspectos que aborda, el tema del alojamiento es clave. E invita a la reflexión. Volvemos a lo mismo: compartir o lucrar.

Compartir la mesa o simular un restaurante

Otro de los ejemplos colaborativos que invitan a la reflexión es EatWith. Lo conocimos recientemente y lo probamos enseguida.  Nosotros fuimos a casa de una pareja a cenar. Nuestra experiencia respondió a nuestras expectativas y cumplió claramente con lo que suponíamos era la esencia de la propuesta: vivir una experiencia local, compartiendo la comida y conociendo gente. Mientras  buscábamos una alternativa que nos resultara atractiva vimos de todo. Gente que te hace la cena en su casa, te cobra y te sirve como si estuvieras en un restaurante, es decir, no se sienta a comer contigo. Obviamente no compartes nada. También encuentras cocineros de oficio que te hacen un menú degustación y te lo cobran a precio estrella michelín. Pero en su casa. Esa no es la idea, creemos. Porque eso es un restaurante encubierto y no lo que debería: ven a cenar a mi casa, por un precio razonable y justo, para conocernos, para contarte cómo vivimos, cómo cocinamos y comemos, qué puedes ver e, incluso, tal vez, hacernos amigos.

Eatwith2

 

Evidentemente los cazadores de negocios están siempre alertas. Lo huelen. Y es muy fácil confundir los términos. Y prostituirlos. Compartir es una cosa. Lucrar, otra muy distinta. Defendamos la economía colaborativa del beneficio económico como fin principal y vivamos estas experiencias viajeras conforme a su esencia.

Anuncios

Una respuesta a “Eatwith y Airbnb ¿compartir o lucrar?

  1. Que interesantes cosas que publican…No sabía de estas posibilidades… Ahora con la inseguridad que existe en todo el mundo , es complicado no ? Todo va camino a “lucrar” lamentablemente en este mundo tan materialista ! Abrazos para los dos ! Maggie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s