Bilbao-León en la Feve, senderismo en tren

Este post es un experimento. Escribir en ruta. Para poner en palabras el viaje. Mientras se hace. Según se siente. Para ver cómo se narra con la espontaneidad de la experiencia. Improvisando. Con la premura que impone el camino.

En marcha

14 horas. Estación de Feve-Concordia de Bilbao. En media hora subimos al tren. Más de siete horas por delante para llegar a León. Y un sinfín de paisajes. Y pueblos. Dos vagones y una velocidad que rondará los 50 km/h de media y, sólo en algunos tramos, alcanzará los 80 km/h, según nos confirma un conductor. Un viaje slow de verdad. Como nos decía un amigo antes de subirnos, este viaje en la Feve es como hacer senderismo. Por el ritmo. Por los lugares que descubres. Por los caminos.

image

Bilbao-León

El reloj de la estación

Estación Feve Concordia

Vista desde la Estación de Feve

ventanas

14.20 h. Subidos al tren. Apenas 10 viajeros más ocupan los asientos de los dos vagones. Parecen habituales. Leen. Comen. Se acurrucan para una siesta en movimiento. Charlan.

Y así, nos ponemos en marcha.

recorrido

pasajeros

en el tren de la feve

estaciónEs como un paseo. Como una inmersión en los montes de Vizcaya y en alguna casa. También en las fábricas.

paisaje fabril
El revisor es un personaje. Cuenta un chiste por pasajero. Se agradece. No es cachondeo, señora. Hay que hacerlo ameno, le dice a una mujer. Pues sí. Un rato de risas.

Hay bosque. Y fábricas. Paisaje rural. Caseríos. Y edificios de barrio obrero que airean pedazos de vida en las ventanas.

vías

vías entre bosques

fábricas

ventanas

Y de nuevo al monte.

wpid-wp-1398777059886.jpg

puentes

Nos cuenta el revisor que en invierno apenas hay viajeros. Hoy vamos quince. En verano alguno más. Y circula a diario. Más de 150 años circulando por seis provincias del norte. Este ferrocarril se puso en marcha para llevar el carbón desde las minas leonesas y palentinas a los Altos Hornos de Vizcaya, en Bilbao. Hoy ya no existen los Altos Hornos y las minas han cerrado casi todas. Viajeros sí quedan, aunque se cuentan con los dedos de las manos.

transporte

interior del tren

Balmaseda

Balmaseda 2En la estación de Balmaseda nos topamos con otros ferrocarriles. Como de película. Es el Expreso de La Robla, un tren turístico de lujo, que ofrece dos rutas diferenciadas: el itinerario La Robla, que tiene lugar en primavera y en otoño por Castilla y León. Su duración es de 4 días y 3 noches. Y, por otro lado, está el Itinerario Paraíso Infinito: discurre por Cantabria en los meses de verano. Su duración es de un fin de semana, con 2 días y 1 noche. Ambos recorridos se inician y finalizan en la estación de Feve – Concordia de Bilbao.

Expreso de La Robla

Expreso de La Robla 2

Entramos en el Valle de Mena, al norte de la provincia de Burgos. El tren circula por la falda del valle. Para dejarnos mirar hacia arriba. Y enfrente. Para admirarlo completo.

valle de Mena

pueblos en el valle

casasHay casas perdidas y pueblos alrededor de una iglesia. Hay verdes incontables. Y luz. Y niebla. Y agua que se escapa. A ratos. Hay coches allí abajo. Y nubes más arriba.

carreteraSalimos del valle. Pero hay otros. Y los que quedan. Otros pueblos.

Llegamos a Pedrosa y se bajan varios viajeros. Cada vez somos menos y queda más de  la mitad del viaje.
El revisor sigue contándonos. Tiene respuestas para todas las preguntas. E historias en el medio. Nos describe lo que vamos a encontrarnos. Como el embalse del Ebro, que se va viendo venir hasta que parece que estamos dentro.

Embalse del Ebro

Embalse del Ebro 3

Embalse del Ebro 2

Hay una iglesia sumergida. Sobresale la torre y su campanario; los embalses, que se tragan los pueblos.

iglesia sumergidaSeguimos hablando con el revisor. Nos cuenta que la arena que se extrae del embalse es de muy buena calidad, se usa para hacer vidrio y esta vía férrea se utiliza para transportarla.

arenaEl hombre que lleva unas cuantas décadas trabajando en los trenes dice que le encanta el paisaje. Y que no se cansa de mirarlo. Normal, porque ningún día se repite. Sonríe y mira por la ventana. Como si quisiera constatarlo. Y dice que siempre habla con la gente. Que se aprende mucho. Esto es como mi casa, afirma.
Se conoce los límites de las provincias. Las historias pequeñas y grandes. Cada pueblo.

estación verdeAtrás ha quedado el Ebro imponente. Y aparecen otros montes. Y algunas carreteras que se intuyen sólo por las señales. Y más pueblos de nombres curiosos. Y otros verdes.

pueblo

montes

nubes y montesEl revisor nos cuenta que el trazado de ferrocarril de vía estrecha del norte, de Bilbao a Ferrol, tiene 1.500 km. El más largo de Europa. Parece decirlo con orgullo, como si fuera algo suyo. Así se despide. Él ha llegado a destino. Nosotros seguimos en ruta.

feveNueva provincia. Palencia. Terrenos llanos y montañas a lo lejos. Y restos de nieve en las cumbres. Lo cierto es que hace más de un mes que es primavera aunque parece que no se ha atrevido del todo. Le falta explotar.
Llegamos al límite entre Palencia y León y el frío se siente desde dentro. Y el paisaje también marca la diferencia. Éste es más familiar. Más reconocible. Hasta el frío.

paisaje ferroviarioHan cambiado hasta los colores. Hay amarillos y morados. Grises. Ocres. Y verdes.

colores

un poco más cerca

apeaderoEn el último tramo las paradas son más frecuentes. Pequeños pueblos. Y ningún viajero que se suba o se apee.
Ya va quedando menos y, efectivamente, este viaje en tren es como una ruta de senderismo. Incluso parece que el ritmo también se ralentiza, como si ya pesaran un poco los kilómetros y empezara a notarse el cansancio.
Va quedando menos y lo que resta de viaje es territorio conocido. La tierra propia que siempre pellizca y emociona. Paisajes recorridos cientos de veces. Montes subidos. Senderos transitados. Y este tren como vehículo. Una vez más.

verdes

sol

contrastes

atardecerSe va yendo el sol casi al tiempo que esto se va acabando. Como para dejarnos disfrutar hasta el final del versátil paisaje que hemos recorrido.

ocasoEstamos cansados y con ganas de llegar pero este viaje slow es absolutamente recomendable. Para degustar con calma. Para ejercitar la paciencia.

pueblo a lo lejos21.48 h. Ya es de noche y hemos llegado a destino: León.

recién llegados

última estación

tren de nocheUn viaje extraordinario. Una experiencia repetible y recomendable.

Para conocer horarios y tarifas, es preciso consultar la web oficial de Feve.

Otra de las rutas imperdibles de la Feve es la que enlaza Ferrol-Gijón. La hemos hecho y podéis leer el relato de ese viaje espectacular entre bosques, montes y el Mar Cantábrico en este post.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s