Catamarca en cuatro días: hacia la Puna colosal

Por si el título de este post pudiera resultar inapropiado, aclaramos de entrada que es imposible conocer Catamarca en cuatro días. Sin embargo, ese fue el tiempo que EternómadE tuvo para descubrir algunas de las maravillas de esta provincia argentina gracias al viaje organizado por Tripin Argentina, la Secretaría de Turismo de Catamarca y la guía imprescindible de Chaku Aventuras.

caminante

Los viajes inesperados tienen un plus. Cuando no es uno quien los organiza no existen las expectativas. Vas donde te llevan. Son otros los que deciden qué vas a ver y cómo. Por eso, te dejas llevar. No hay prejuicios. Ni planes. Será lo que tenga que ser. Y esta vez ha sido extraordinario.

Guías imprescindibles y expertos

Es importante aclarar que a la Puna catamarqueña es difícil llegar por cuenta propia. De entrada, hay un momento en que las rutas desaparecen y solo hay huellas en un camino de piedra volcánica, lo que exige conocer mucho el lugar y, por supuesto, disponer del vehículo apropiado. Los guías son indispensables. Lo hemos comprobado acompañados por dos, amantes de la zona y conocedores expertos del lugar. Chaku Aventuras fue nuestro cicerone.

volcanes

hombre
Catamarca en cuatro días es solo un aperitivo, exquisito eso sí, de lo que esta región del noroeste argentino tiene para ofrecer. Sus dimensiones inabarcables, su gente, sus paisajes versátiles y cromáticos, sus pueblos escondidos entre volcanes, elevados en una altitud que obliga a pasearlos con calma, o su sabrosa gastronomía tradicional exigirían un tiempo mucho más largo para poder conocerla como merece. En cualquier caso, cuatros días han bastado para constatar la colosal belleza de la Puna de Catamarca. Habrá que volver para seguir descubriendo.
En esta aventura privilegiada recorrimos cientos de kilómetros a bordo de dos 4×4 manejadas por sendos guías extraordinarios y con otros viajeros que, como nosotros, pisaban por primera vez este paisaje tan insólito como trascendente.

duna en Randolfo

con el huso
Desde Belén a Las Quinuas, pasando por Antofagasta de la Sierra y Antofalla, caminamos por áridos suelos volcánicos, respiramos con menos oxígeno del que estamos acostumbrados, aprendimos a movernos despacio y a mirar serenos e, incluso, a comer con prudencia (la digestión es clave cuando la altura se dispara).
Los colores de un pantone absolutamente natural, la fauna exclusiva, la vegetación casi nula, el silencio abrumador, el sol más próximo que nunca, el calor y el frío en el mismo día, la variedad de texturas en las piedras milenarias y el éxtasis ante una belleza magnánima han sido algunas de las vivencias experimentadas en este viaje de cuatro días por Catamarca del que hay mucho que contar, aunque las narraciones posteriores no puedan equipararse a la experiencia (y resulten escasas o incompletas), y mucho que recordar porque los relatos escuchados y las conversaciones compartidas son impagables.

vistas

En este blog y en el portal de Tripin Argentina iremos compartiendo las crónicas de un viaje impresionante en el que hemos descubierto los lugares  más espectaculares que hemos visto jamás.

En Piedra Pomed

Bienvenidos a la Puna Catamarqueña.

Anuncios

2 Respuestas a “Catamarca en cuatro días: hacia la Puna colosal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s